Con alta marginación, 90% de municipios de Guerrero

David Espino


El 90 por ciento de los municipios de Guerrero –73 de 81– se encuentran en niveles sociales y económicos que van de alta a muy alta marginalidad; es decir, sus habitantes viven sin los servicios básicos mínimos: energía eléctrica, agua entubada, drenaje, en casas con pisos de tierra y en condiciones de hacinamiento, según el informe Índices de Marginación 2005 del Consejo Nacional de Población (Conapo), publicado en septiembre.
Con esto, Guerrero pasa del segundo lugar nacional en el que se encontraba en el 2000, por debajo de Chiapas y arriba de Oaxaca, al primer lugar en 2005 con un grado de marginalidad de 2.4, por arriba de Chiapas con 2.3 y de Oaxaca con 2.1 –el Distrito Federal tiene el nivel más bajo con menos 1.5–, y tiene asimismo al municipio más pobre del país, Cochoapa el Grande, con la puntuación más alta de marginación: 4.4.
Respecto a los niveles educativos, 20 por ciento de los guerrerenses de más de 15 años son analfabetos y 36 por ciento no terminaron la primaria. En este aspecto Guerrero conserva el segundo lugar nacional desde el 2000, por abajo de Chipas que está en primero y por arriba de Oaxaca que se encuentra en tercer lugar.
En lo que se refiere a los ingresos económicos, el informe dice que el 65 por ciento de la población ocupada del estado gana entre uno y dos salarios mínimos; esto es, 48 o 97 pesos diariamente, según sea el caso.
El informe Índices de Margincación del Conapo, basado en el Censo Nacional de Población y Vivienda que efectuó el INEGI en 2005, detalla: dos de cada cuatro habitantes de Guerrero ocupa viviendas sin drenaje ni sanitario; seis de cada 100 vive en casas sin energía eléctrica; tres de cada 10 sin agua entubada –ya no digamos potable–; uno de cada tres reside en viviendas con piso de tierra y más de la mitad –es decir, más de 1.5 millones de personas– ocupan viviendas en condiciones de hacinamiento, donde hasta tres familias llegan a convivir en una casa.
De menos a más las condiciones de marginación
El informe del Conapo divide a Guerrero en municipios con bajo, medio, alto y muy alto índices de marginación (en el ámbito nacional la instancia también maneja el nivel “muy bajo” pero ningún municipio de Guerrero alcanza ese estatus).
Para el primer caso sólo hay cinco municipios: Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Zihuatanejo y Pungarabato, lo que representa el 6.1 por ciento de la entidad. En cuanto a los municipios con índices medios de marginación son tres: San Jerónimo, Taxco y Buena Vista de Cuéllar; el 3.7 por ciento.
Estas ocho localidades se encuentran dispersas en la entidad y están saltadas de una región a otra, sin que predomine la condición de baja o media marginalidad en una de ellas. Por ejemplo, para el primer caso de bajo índice está el municipio de Acapulco, que es por sí mismo una región, pero que en cuya zonas rural y conurbada los índices de marginación son elevados.
En cuanto a los municipios con alta marginación, el Conapo menciona a 35; el 43.2 por ciento del total de los municipios de Guerrero. Sobresalen de la Costa Grande, Atoyac, Tecpan, Coyuca de Benítez y Petatlán; de la Costa Chica, Ometepec, Cuajinicuilapa, Marquelia y Cruz Grande; de La Montaña, Tlapa, Alpoyeca, Xochihuehuetlán y Tlalixtaquilla; de la región Centro, Tixtla, Zumpango y Tierra Colorada; del Norte, Cocula, Huitzuco y Teloloapan; y de Tierra Caliente, Arcelia, Coyuca de Catalán y Tlapehuala.
El top ten de la miseria en México
En lo que se refiere a los municipios con muy alta marginalidad, la instancia de gobierno registra a 38 de los 81 que conforman la entidad; es decir, el 46.9 por ciento. De éstos sobresalen Cochoapa el Grande, Acatepec, Metlatónoc y José Joaquín de Herrera que en el contexto nacional ocupan el primero, quinto, sexto y noveno lugar entre las 10 localidades más marginadas del país.
Las cifras que el Conapo ofrece en estos cuatro casos son alarmantes, sobre todo en lo que se refiere a Cochoapa, de la región de La Montaña. En este municipio –creado en 2005 a partir de su separación con Metlatónoc– el 76 por ciento de la población total mayor de 15 años es analfabeta, el 88 por ciento no terminó la primaria, el 94 por ciento ocupa viviendas sin drenaje ni sanitario; seis de cada 10 personas habitan casas sin energía eléctrica y sin agua entubada, el 95 por ciento ocupa viviendas con piso de tierra y el 83 por ciento de las viviendas tienen algún grado de hacinamiento; asimismo, el 87 por ciento de los habitantes ocupados obtiene ingresos menores a los dos salarios mínimos diarios.
Respecto a Acatepec, el quinto lugar nacional en índices de marginación, 38 por ciento de su población mayor de 15 años es analfabeta, 54 por ciento no terminó la primaria, 48 por ciento habita en casas sin drenaje ni sanitario, 57 por ciento reside en viviendas sin energía eléctrica, 71.5 por ciento sin agua entubada, 76 por ciento de las viviendas tienen algún grado de hacinamiento, 96 por ciento vive en casas con piso de tierra y el 90 por ciento de sus habitantes ocupados percibe menos de dos salarios mínimos.
En el sexto lugar nacional está Metlatónoc, antes cabeza de la miseria en México que tras la separación de Cochoapa el Grande y con éste las comunidades más marginadas bajó cinco lugares, así como su condición de ser comparado con las regiones más pobres de África.
En este caso, el 61 por ciento de la población mayor de 15 años es analfabeta, 76 por ciento no terminó la primaria, 76 por ciento de sus habitantes ocupan viviendas sin drenaje ni sanitario, 24 por ciento vive en casas sin energía eléctrica, 29 por ciento en viviendas sin agua entubada, 77 por ciento de las viviendas tienen algún grado de hacinamiento, 86 por ciento reside en casas con piso de tierra y 88 por ciento percibe menos de dos salarios mínimos diarios.
En el noveno lugar del top ten de la miseria en México está el también recién creado municipio de José Joaquín Herrera –que se separó de Chilapa en 2005 y comparte niveles muy altos de marginalidad–, donde 55 por ciento de su población mayor de 15 años es analfabeta, 70 por ciento no terminó la primaria, 76.5 por ciento reside en viviendas sin drenaje ni sanitario, 18 por ciento sin energía eléctrica, 43 por ciento sin agua entubada, 83 por ciento de las viviendas tienen algún grado de hacinamiento, 84 por ciento habita en casas con piso de tierra y el 83 por ciento recibe menos de dos salarios mínimo al día.
Por hacer una comparación, en Acapulco, el municipio guerrerense con el nivel más bajo (que no “muy bajo”) de marginalidad las condiciones son diametralmente opuestas. Aquí sólo el 9 por ciento del total de su población mayor de 15 años es analfabeta, 21 por ciento no terminó la primaria, 10 por ciento ocupa viviendas sin drenaje ni sanitario, 0.53 por ciento sin energía eléctrica, 18 por ciento sin agua entubada, 45 por ciento de sus viviendas tienen algún grado de hacinamiento, 15 por ciento reside en casas con piso de tierra, y el 60 por ciento de su población ocupada recibe menos de dos salarios mínimos diarios.
La miseria por regiones
En el mapa regional de Guerrero, las condiciones de muy alta y alta marginalidad –que juntos suman el 90 por ciento de los municipios– se concentran para el primer caso principalmente en la región de La Montaña y la Costa Chica. De La Montaña son 14 municipios y de la Costa Chica nueve; es decir 23 localidades de 38 que entran en esta clasificación.
También en la región Centro la mayoría de los municipios tienen alta marginalidad, siete de 13 que lo conforman; le siguen la región Norte con cuatro de 16; Tierra Caliente con tres de nueve y finalmente la Costa Grande con uno de ocho.
Para el caso de alta marginación la región Norte tiene la mayoría de los municipios con ese estatus: nueve de 16 que lo conforman; le sigue la Costa Chica con seis de 15, ambas regiones suman 15 de las 35 localidades con esta clasificación; luego La Montaña con cinco de 19 y la misma contribución es para la Costa Grande con cinco de ocho, la Tierra Caliente con cinco de nueve y la región Centro con cinco de 13.
En lo que respecta al grado de marginación media sólo dos regiones tienen municipios con esta clasificación: la Norte con dos de 16 y la Costa Grande con uno de ocho. Entretanto, las regiones con localidades con baja marginalidad son cinco: Acapulco, Centro, Norte, Tierra Caliente y Costa Grande, cada una con un municipio en ese estatus.
En La Montaña y la Costa Chica, no se sabe qué es vivir con niveles de medio y bajo grado de marginación.

2 comentarios:

Paul Medrano dijo...

Ya ponte a escribir, pinchi güevas!!!

jeronimo dijo...

esto es gracias alos pichis gobiernos ladrones que hemos tenido los guerrerense lo mismo hacen los del PRI, PRD, ETC. no mas llegan a robarse los recursos y quien les dice algo, por ello estamos jodidos.